Resumen de los trancazos del tercer debate Chilango

Ya no hay vergüenza