Corrupción en Sedena de Peña Nieto: ejército desvió millones a empresa fantasma

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el Ejército mexicano desvió 240,5 millones de pesos (casi 15 millones de dólares) a una empresa fantasma que simulaba sus operaciones y vendía insumos a sobreprecio para la elaboración de armamento.

De acuerdo con el diario El País, durante tres 3 años (2013-2016) la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de la Dirección General de Industria Militar, realizó compras a la empresa DRM Aceros Internacional para la producción de municiones, explosivos y equipos militares.

No obstante, gran parte de las contrataciones se dieron por adjudicación directa y no mediante una licitación pública; además de que no existían registros de que otra dependencia federal, salvo la Sedena, hubiera realizado compras a esta compañía.

La empresa, que fue constituida en 2013 ante un notario de Tlalnepantla, Estado de México, firmó su primer contrato apenas dos meses después de haber sido creada, a pesar de que no contaba con ninguna experiencia en el mercado.

Conspiración con otras empresas

Para poder vender materiales a sobreprecio, DRM Aceros llegaba a acuerdos con otras compañías participantes, así lo constató la Auditoría Superior de la Federación (ASF) después de llevar a cabo una revisión de tres procedimientos de contratación que se hicieron en 2015.

Uno de estos contratos fue para la adquisición de 30 mil piezas de barras de acero, en la que las dos sociedades participantes hicieron propuestas para favorecer a DRM Aceros. Dicho material tuvo un costo de 8,3 millones de pesos, pero la empresa la vendió al Ejército por 26,7 millones de pesos.

En otras de las adjudicaciones se descubrió que los bienes, presuntamente provenientes de una acerera española, en realidad habían sido adquiridos en México y éstos a su vez habían sido comprados a una empresa italiana. Una triangulación que ocasionó un incremento de 2,3 millones de pesos en los precios.

La Sedena justificó estas compras garantizando que se trataba de “una compañía especializada” en el ramo, por lo que no era necesario realizar una licitación pública, ya que había pocas empresas con los insumos necesarios.

Este es uno de los argumentos más utilizados por el Ejército para evitar los concursos de contratación advirtieron la organización México Evalúa y la escuela de Gobierno del Tec de Monterrey, quienes comprobaron este modus operandi a través de datos recabados.

Así fue como la Defensa Nacional logró, sin lanzar una licitación pública, asignar 270 millones de pesos en el año 2013. En 2018 esta cifra incrementó a 3.270 millones de pesos.

Mientras que en 2019, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la Sedena otorgó contratos por 5 mil millones de pesos sin que hubiera una convocatoria de contratación de por medio.

¿Qué pasó con DRM Aceros?

En 2016, la Sedena firmó los últimos contratos con DRM Aceros y realizó el último pago por concepto de finiquito en 2017.

Un año después, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) determinó que la empresa DRM Aceros Internacional era una empresa fantasma, pues no contaba con empleados ni infraestructura para realizar operaciones comerciales.

Finalmente en 2019, la Contraloría del Ejército inhabilitó y multó a la compañía con 98 140 millones de pesos, después de que se comprobaran las irregularidades en las que había incurrido.

Hasta la fecha, ni la Sedena ni la Secretaría de la Función Pública (SFP) han dado a conocer quiénes fueron los mandos militares involucrados en las contrataciones.

Otros desvíos millonarios del Ejército

Apenas en marzo pasado, una investigación de la revista Proceso reveló que la Sedena, también en el sexenio de Peña Nieto, pagó más de 150 millones de pesos a presuntas empresas fantasma para la reparación de instalaciones militares tras el sismo del 19S de 2017.

Se trata de dos firmas: Construcciones y Arquitectura Popol Vuh S.A de C.V. y Arquitectos y Constructores Donají S.A de C.V., quienes comparten un mismo socio y cuyos domicilios fiscales no fueron hallados por la Auditoría Superior de la Federación.

De igual forma, en febrero de este año, el diario El País informó que durante la construcción del cancelado Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco, la Sedena desvió mil 778.8 millones de pesos a través de un esquema de empresas privadas contratadas por adjudicación directa e invitación a tres personas.

También te pueden interesar estos

19S México: Ejército pagó a empresas fantasma para reconstrucción de instalaciones militares

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) pagó más de 150 millones de …

SEDENA desvió millones del NAIM Texcoco con empresas fantasma

Durante la construcción del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), considerado proyecto insignia del gobierno de …

Enrique Peña Nieto, OHL y el Viaducto Bicentenario, la corrupción desde Edomex

La semana pasada trascendió que la Unidad de Inteligencia Financiera encabezada por Santiago Nieto, quien se ha convertido en el …