Cerro blanco, Apaxco, Estado de México

En Apaxco se sufre una de las peores crisis del medio ambiente, que también ha provocado problemas de salud en los habitantes del lugar

En el municipio de Apaxco, Estado de México, se sufre una de las peores crisis del medio ambiente y es imposible no notarlo. Además de la escasez de agua, la región se posiciona como una zona de sacrificio, una que se esculpe en cemento.

Las cementeras de la zona han provocan enfermedades en los habitantes: Holcim es una de ellas.

La fabricación de cemento ha dejado tiraderos a cielo abierto y contenedores químicos y aunque los habitantes del municipio toman medidas para mitigar el problema, las autoridades no los escuchan.

Las empresas además han dañado el llamado cerro blanco, un lugar de donde se extrae la caliza para la fabricación del cemento y forma parte de Apaxco y otro municipios.

Cementeras de Apaxco, Estado de México
Alejandro Mendoza / Ruido en la Red

Vivir con las ventanas y puertas cerradas

Los efectos provocados por la contaminación se perciben a la distancia: la saliva se espesa y los ojos comienzan a arder.

Holcim es una de las empresas que afecta en Apaxco, pero no es la única, también está Lafarge. Y en Atotonilco, municipio vecino, está Cemex y Ecoltec.

Carlos Alberto Sánchez Torres y José Alberto Sánchez Hernández son nativos de la región y siempre han tenido que tomar medidascerrar las ventanas y puertas, así como colocar trapeadores bajo las entradas par evitar el aroma, principalmente por las noches.

Pues en los hábitos de cuidado a veces ya no se puede hacer más por que no hay quien los pare para dejar de incinerar residuos peligrosos. A veces se ha llegado al grado de poner en las ventanas y en las puertas trapos húmedos para que no entre el aroma”.

Carlos Alberto, activista y habitante de Apaxco de Ocampo

También son parte de la organización Pro-Salud Apaxco y han buscado a académicos para que estudien la zona y las autoridades tomen medidas de prevención. 

El cáncer, una de las consecuencias

Al llegar a la zona cualquier visitante experimenta diversos síntomas que con el tiempo pueden provocar cáncer.

La tía de Carlos Alberto fue diagnosticada con un tumor nasal hace más de 10 años.

Su familia asegura que los contaminantes que provocan las cementeras fue el principal factor de haber desarrollado la enfermedad.

Pero este no es el único caso, su abuelo murió en 2016 también de cáncer.

¿Por qué nos oponemos a la incineración de una cementera? Porque esta generando cánceres de todo tipo y esto ha estado afectando a nuestra salud. Nosotros en esta lucha que llevamos hemos interpuesto infinidad de denuncias en diferentes niveles, pero tal parece que a la Secretaría de Salud no le interesa”.

José Alberto, activista y habitante de Apaxco de Ocampo

Un reportaje de la periodista Érika Ramírez índica que este problema es más propenso en niñas y niños, mujeres embarazadas y personas adultas mayores.

Lo que antes era solo un problema de crisis ambiental, hoy también es una crisis sanitaria. Una crisis que año con año arrebata vidas.