suscríbete a nuestro WhatsApp

Migración y Discapacidad: El peligro de ser migrante y tener una discapacidad

Vivir la migración y tener una discapacidad es la realidad de muchos migrantes centroamericanos que salen de su país buscando una mejor calidad de vida.

Tal es el caso de Luis Armando Servellón, un migrante hondureño de 41 años que perdió el brazo al intentar subir a un tren en Mexicali.

O de Carlos Daniel de 18 años y originario de El Salvador, a quien le amputaron un pie luego de caer del tren en Guanajuato.

Migrantes con discapacidad que enfrentan un doble reto para llegar a la frontera, pese a los gobiernos que se muestran ajenos a sus necesidades y derechos.

Aunque la legislación mexicana sí contempla la migración de personas discapacitadas, este sector está tan invisibilizado que no hay registros oficiales que dimensionen el tamaño de la situación.

La única organización que promueve políticas públicas para ellos es la Coalición Mexicana por los derechos de las personas con Discapacidad (COAMEX), quienes generaron el primer informe sobre migración y discapacidad en el país.

Ruido en la Red recogió testimonios de migrantes con discapacidad a su paso por México.

Personas que huyen de la delincuencia y la falta de trabajo; vidas que cambiaron por completo en su largo camino hacia Estados Unidos.

Estas son sus historias.

A %d blogueros les gusta esto: