Ofelia, la perrita que salvó a su dueña de un asalto

La dueña de Ofelia, la perrita, aseguró que a pesar de que llamó dos veces a la policía nunca llegar y la mandaron a denunciar al MP

A través de redes sociales se hizo viral la historia de Ofelia, la perrita, quien salvó a su dueña de un asalto en la alcaldía Miguel Hidalgo, CDMX.

“La policía no me cuida, me cuidan mis amigas y la Ofelia”, finalizó la tuitera @silnersessian en un hilo.

“Mi perro protege más que el Estado”, “¡Es una guerrera!”, “Te ha salvado y eso es lo mejor que ha podido hacer”, fueron algunos de los comentarios que recibió la joven.

Desde que existe internet los perritos han sido virales y siempre son motivo de vitoreos, pero decir que “protegen más que el gobierno”, ¿no es una romantizar el tema?

Peor, quitamos el dedo de lo que verdaderamente debería ser el foco de la historia: ¿por qué nunca llegó la policía de CDMX aunque llamó dos veces al 911?

Ofelia, la perrita: ¿perros que suplen las tareas de la policía?

@silnersessian escribió en Twitter que el pasado 3 de mayo estaba cerca de su casa con sus dos perritos, cuando un hombre intentó asaltarla.

Según la denunciante un hombre le jaló la gorra de su sudadera y le exigió que le diera sus pertenencias. Sin embargo, Ofelia, una pitbull, lo mordió (no especificó dónde).

El asaltante presuntamente se logró zafar, se subió a la moto de su cómplice y se escaparon.

La joven aseguró que llamó dos veces al 911: la primera vez la patrulla no llegó; la segunda supuestamente le dijeron que realizara un denuncia en el Ministerio Público.

Hasta este 4 de mayo su hilo tiene más de 84 mil me gusta y más de 10 mil compartidos. En los comentarios llaman “salvadora” a Ofelia.

En Twitter es muy común que este tipo de casos extraordinarios generen muchos clicks, más si hay mascotas involucradas.

Pero decir que la perrita casi casi suplió las tareas de la policía es un discurso forzado y romantizado que solo evita que hablemos del verdadero problema: la delincuencia en CDMX.

¿Y la policía?

En su narración hay algo que sí debería estar llamando la atención: ¿por qué nunca llegó una patrulla a pesar de que llamó al 911?, ¿por qué la mandaron a denunciar a una oficina si era una emergencia?

Parece que en esta ciudad no existen las emergencias.

De enero a marzo de 2022 la Fiscalía de CDMX abrió 4 mil 627 carpetas de investigación por robos a transeúnte. De esos, mil 40 se realizaron con violencia en marzo, y 608 sin violencia.

Acá le pregunta sería ¿de cuánto será la cifra negra (los delitos que no se denuncian)? y ¿cuántos de los casos denunciados realmente se resuelven?

La organización México Evalúa realizó en 2020 el reporte “Hallazgos desde lo local: Ciudad de México” y encontró que solo dos de cada 100 casos denunciados son resueltos.

En una ciudad con tanta impunidad se vale abrazar a nuestras mascotas, pero que no se nos olvide que la policía debe hacer su trabajo.