escopolamina brundanga droga usada por delincuentes

La escopolamina o “burundanga” es una droga utilizada usualmente por los delincuentes para someter a sus víctimas

Hay jóvenes que han denunciado que fueron drogados en bares y discotecas, ya sean para robarles o abusar sexualmente de las víctimas, esto está estrechamente relacionado con la escopolamina o “burundanga”.

Esta droga crea un efecto de sumisión a quien la consume, además que existe ausencia de recuerdos tras la intoxicación, por lo que es usualmente utilizada para cometer delitos.

Recientemente se conoció un caso de una joven que asistió a una fiesta privada en un Bar de Santa Fe en CDMX, pero apareció inconsciente y encerrada en un baño del lugar.

Supuestamente en un audio la madre de la joven dice que su hija fue drogada con escopolamina.

Aquí te contamos qué es y cuáles son los riesgos.

¿Qué es la escopolamina?

La burundanga es un tipo de droga alcaloide tropánico y es un activo que se encuentra en una planta conocido como Datura Estramonio, de acuerdo con El País.

Es una especie con una flor blanca y semillas compuestas de alcaloides: la hiosciamina y la escopolamina. La planta es nativa de Sudamérica.

La escopolamina es un relajante extremo y al combinarse con otras sustancias deja sin voluntad a la persona que lo consume.

Si es ingerida en pequeñas dosis puede producir un cuadro de crisis e incluso alucinaciones, pero cuando pasan los efectos, la persona experimenta amnesia o falta de conciencia.

Su consumo puede ser de manera fumada, inhalada o ingerida, esta última mezclada en cualquier bebida puede causar alucinaciones intensas y un sueño profundo, indica el Instituto Castelao.

Efectos de la burundanga

La burundanga es un anticolinérgico, es decir, que afecta la acetilcolina central y periférica (un neurotransmisor esencial para activar músculos, glándulas que segregan fluidos corporales y sirve para diversas funciones cerebrales).

Por lo que al ingerir la sustancia produce:

  • Alteraciones en la consciencia, comportamiento, memoria y percepción de la realidad
  • Taquicardia
  • Fiebre
  • Enrojecimiento de la piel
  • Retención urinaria
  • Visión borrosa
  • Broncodilatación

La víctima puede comportarse de manera natural y calmada, por lo que no muestra estar bajo los efectos de una droga, destacó el Instituto Castelao.

Sumisión por escopolamina o “burundanga”

La preocupación de los expertos es que toda persona que esté bajo los efectos de la “burundanga” siguen cualquier orden sin resistirse.

El efecto dura alrededor de cuatro horas y media, pero puede ser detectado en el organismo unos días después.

Por esto los delincuentes utilizan la sustancia para robarle las pertenencias a sus víctimas o en casos más extremos, abusar de ellas.