informe ayotzinapa

Desde manipulación en basurero de Cocula hasta infiltración de militares, estos son algunos de los hallazgos del GIEI en el caso Ayotzinapa

El GIEI ha sido clave en la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Este grupo ha logrado dar datos fundamentales para la localización de los estudiantes como la infiltración del Ejército y la manipulación de pruebas por parte de la Secretaría de Marina (Semar) en el basurero de Cocula.

A continuación te contamos quiénes son y cuáles son algunas de sus descubrimientos.

¿Qué es el GIEI?

El Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) fue creado para dar asistencia técnica en la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Este grupo se formó el 18 de noviembre de 2014 como parte de un acuerdo entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), representantes de las víctimas y el gobierno.

Entre sus funciones destacan:

  • Coadyuvar en las investigaciones
  • Presentar denuncias penales
  • Analizar y evaluar el caso
  • Hacer recomendaciones
  • Proponer medidas para garantizar la seguridad de las personas que realizan investigaciones

De acuerdo con el Centro Prodh, el grupo está conformado por cinco especialistas de diferentes nacionalidades:

  • Alejandro Valencia Villa (Colombia): abogado dedicado a defender los derechos humanos.
  • Ángela Buitrago (Colombia): una doctora en derecho que ha participado en varios casos de altos funcionarios de su país.
  • Francisco Cox Vial (Chile): abogado que ha trabajado en casos de la CIDH y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), también participó en la extradición de Pinochet.
  • Claudia Paz y Paz (Guatemala): experta en derecho penal que logró capturar a cinco de los 10 criminales más buscados de su país.
  • Carlos Martín Beristain (España): doctor en psicología y perito en evaluación psicosocial y médica en varios casos de a CIDH.

¿Qué ha dicho el GIEI sobre el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa?

En el tercer informe del GIEI presentó sobre el caso Ayotzinapa reveló un video donde se ve a integrantes de la Marina manipular el basurero de Cocula.

También informó que había un infiltrado del Ejército que pasaba información sobre los normalistas.

Marinos manipulan basurero de Cocula

El GIEI mostró videos durante la presentación del tercer informe en el que se ven a elementos de la Marina manipular el basurero de Cocula.

Este lugar es pieza fundamental para el caso. Durante años la “verdad histórica”, versión del gobierno de Enrique Peña Nieto, señalaba que el grupo criminal Guerreros Unidos habría matado y quemado a los 43 normalistas, luego arrojó los restos al Río San Juan.

El video fue grabado por un dron de la Marina y tiene una duración de más de dos horas, pero este no había sido incluido a la carpeta de investigación ni entregado al GIEI hasta años después.

En estas imágenes se ven al menos 12 presuntos elementos de la Semar que acudieron al basurero el 27 de octubre de 2017, un mes después de la desaparición.

La Marina habría manipulado bultos que fueron sacados de dos camionetas y colocados en el basurero, los cuales desaparecieron.

Simulación

El GIEI aseguró además que la llamada “verdad histórica” fue una simulación por parte de las autoridades.

Las autoridades ocultaron, cambiaron información, negaron conocimiento de los hechos y generaron desde ese punto de vista elementos para hacer creer que no conocían sobre el paradero de los estudiantes”.

Ángela Buitrago

El grupo reveló que un agente del Ministerio Público avaló actas falsas donde se estipulaba lo encontrado en el Río San Juan en Cocula.

Otro de los elementos falsos en el caso fueron los nombres de personas que presuntamente involucradas, lo cual ordenó una persona de la Unidad Antisecuestros de la PGR.

Francisco Cox Vial dijo en su momento que lamenta que aún se desconozca el paradero de los 43 estudiantes, ya que las autoridades obstruyeron y ocultaron evidencia.

Infiltración del Ejército

El GIEI encontró información relacionada con elementos del 27 Batallón que controlaban el C4 de Guerrero durante el 26 y 27 de septiembre.

Ellos estaban enterados de los que pasaba en tiempo real con los 43 estudiantes, además sabían que se intervinieron comunicaciones entre autoridades locales y federales.

El informe destacó que había operaciones de inteligencia y seguimiento a los normalistas, por lo menos desde dos días antes de su desaparición. Este operativo fue ordenado por integrantes del ejército.

También se tuvo conocimiento de que había un militar infiltrado entre los normalistas, se trató de un elemento de inteligencia y se presume que informaba lo que estaba sucediendo.