operación rápido y furioso durante sexenio de Felipe Calderón

La operación Rápido y Furioso permitió que ingresaran dos mil 500 armas a México, las cuales llegaron a grupos criminales

Lo que marcó el sexenio del expresidente Felipe Calderón es sin duda la llamada guerra contra el narco, entre lo que destacó: la operación “Rápido y Furioso”.

A finales de octubre de este año, el secretario de Gobernación Adán Augusto López aseguró que Calderón Hinojosa sí tiene una denuncia internacional en su contra.

Supuestamente en La Haya por crímenes de lesa humanidad a causa de la operación Rápido y Furioso.

Pero a todo esto, qué es y en qué consistió dicha operación.

¿Qué es la operación Rápido y Furioso?

Dicho operativo se implementó desde la Oficina de Alcohol, Tabaco, Drogas, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés).

El objetivo era dar con el paradero de los compradores de armas que viajaban desde territorio estadounidense hacia México.

Permitieron que ingresara a nuestro país alrededor de dos mil 500 armas a las cuales se les colocó un chip.

Con ello darían seguimiento a los compradores, sin embargo, fue un fracaso, pues los grupos criminales descubrieron los chips y los destruyeron.

Sin poder rastrearlas, las armas llegaron a los narcotraficantes y la violencia en el país incrementó de manera significativa.

Las armas llegaron principalmente al Cártel de Sinaloa a cargo de Joaquín “el Chapo” Guzmán, pero también se habrían beneficiado Los Zetas y el Cártel del Golfo, de acuerdo con la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO).

¿Felipe Calderón conocía el operativo?

Supuestamente el gobierno de México no tenía conocimiento de la operación, sino que se enteró por filtraciones.

En diversas ocasiones, Felipe Calderón ha negado que hubo un acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos para la implementación de dicha operación secreta.

Sin embargo, un reportaje de EmeEquis reveló información de un correo electrónico presuntamente enviado por el agente Carson Carroll a su jefe William Hoover, del departamento de ATF; en él involucraban a Felipe Calderón.

El correo señala que el 27 de septiembre de 2007 agentes estadounidenses investigaban a tres hombres que habían comprado 19 armas en Arizona.

Por lo que se comunicaron con el gobierno mexicano por una probable entrega controlada de armas a través de Sonora.

Cuando los estadounidense vieron a los hombres cruzar por la frontera con Nogales, Sonora, llamaron a las autoridades mexicana.

Sin embargo, no obtuvieron respuesta hasta 20 minutos después y en México señalaron que no vieron cruzar el auto por la frontera.

El correo se presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR) como una evidencia crucial que demuestra el conocimiento del gobierno de México.

Esto lo dio a conocer la organización (Des) arma México, el Seminario sobre Violencia y Paz del Colegio de México y el despacho jurídico Schütte y Delsol Gojon Abogados.

Por primera vez estamos trabajando mano a mano con el gobierno mexicano dándoles los que quieren ¡y esto es lo que obtenemos!… Esto lo quiero reportar al gobierno mexicano en la próxima reunión de alto nivel entre Estados Unidos y México”.

Carson Carroll

Ordenes de aprehensión por la operación Rápido y Furioso

Las investigaciones en Estados Unidos han arrojado que funcionarios actuaron con independencia a los jefes superiores, además de que no establecieron los mecanismos adecuados para un operativo tan delicado, indica Forbes.

Por lo anterior, se obtuvieron órdenes de aprehensión contra personajes involucrados en “Rápido y Furioso”:

  • Exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna
  • Jefe de policía, Luis Cárdenas Palomino
  • El narcotraficante Joaquín Guzmán Loera
  • Cuatro ex servidores públicos cuyos nombres se desconocen