Athos y Tango (1)

El juicio por el asesinato de Athos y Tango será un precedente: es el primer juicio con sentencia por maltrato animal en México

¡Juicio histórico! Este 23 de agosto se dictó la primera sentencia en México por maltrato animal: contra Víctor Benjamín “N” por matar con envenenamiento a los perros rescatistas Athos y Tango.

El culpable fue sentenciado a 10 años y seis meses de prisión. Además, le impusieron 115 mil pesos de multa y dos millones 369 mil pesos por concepto de reparación del daño.

¿Quiénes eran los lomitos Athos y Tango?

Athos y Tango eran perros rescatistas de la Cruz Roja y participaron en las labores de rescate del terremoto del 19 de septiembre de 2017.

Athos

Era un lomito de la raza border collie, de cuatro años, se especializaba en búsqueda y rescate. Estaba certificado ante la Organización Internacional de Perros de Búsqueda y Rescate.

Tango

Era de raza yorkshire y se encargaba de dar asistencia emocional a personas con estrés, ansiedad o traumas luego de haber vivido alguna tragedia.

¿Qué pasó con Athos y Tango?

Athos y Tango fueron envenenados con salchichas en Querétaro el 13 de junio de 2021. Un hombre les dio la comida cuando estaban dentro del domicilio de su cuidador, el rescatista Edgar Martínez.

A través de sus redes sociales, Martínez compartió que Athos había generado empatía en el equipo, incluso en aquellos que no les gustaban los animales.

Por lo anterior, la Fiscalía de Querétaro inició una carpeta de investigación por la muerte de los perritos rescatistas.

El 5 de julio autoridades detuvieron al presunto asesino de Athos y Tango, luego lo vincularon a proceso, pero llevó su proceso en libertad porque el juez determinó que “no había un delito grave”.

Primer juicio por maltrato animal en México

El pasado 16 de agosto inició el primer juicio por maltrato animal en México, donde declararon alrededor de 30 testigos.

Elementos de la Cruz Roja, veterinarios y Protección Civil testificaron para que se realizara justicia por los lomitos rescatistas.

Este martes finalizó el juicio y se dictó la sentencia al asesino de los perros; un juez le otorgó una condena de 10 años y cinco meses en prisión, así como 115 mil pesos de multa y dos millones 369 mil pesos por concepto de reparación del daño.

Logramos una sentencia con pena privativa de libertad de 10 años y seis meses y una reparación del daño ejemplar, de acuerdo con el valor de los perritos y su entrenamiento”.

Mónica Huerta, abogada del entrenador de Athos y Tango