Crímenes de Estado en México

Uno de los últimos crímenes de estado es la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un hecho que sucedió hace ocho años

México tiene una larga lista de crímenes de Estado. Y a la fecha siguen, tan solo hay recordar la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Desde la matanza en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, en 1968, las prácticas de represión ejercidas desde por el gobierno han sido una constante durante la movilización social.

El “halconazo”, Acteal, Aguas Blancas, Ayotzinapa… son algunos de los casos de crímenes de Estado. Y aquí te recordamos algunos.

Matanza de Tlatelolco en 1968 

A poco tres semanas de los Juegos Olímpicos, el 2 de octubre de 1968, el entonces el Distrito Federal fue el epicentro de una masacre en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco. 

Un grupo de hombres se infiltró en una reunión pacífica de miles de personas con la intención de llegar al edificio Chihuahua. Para ese momento todavía no se sabía, pero eran miembros del Batallón Olimpia, un grupo paramilitar que disparó de forma indiscriminada contra los asistentes.  

Alrededor de las 18 horas comenzaron los disparos.

El entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz dijo que murieron 26 personas, 100 resultaron heridas y mil 43 quedaron detenidas. Sin embargo, el periódico The Guardian dijo que fueron alrededor de 325.

Este acontecimiento fue la culminación de un año lleno de movilizaciones encabezadas por estudiantes, aunque en esta participación maestros, obreros, amas de casa, intelectuales y hasta sindicatos. 

Durante el informe presidencial del 1 de diciembre de ese año, Díaz Ordaz asumió la responsabilidad del crimen.

Algunos sobrevivientes del 2 de octubre exigen que ese hecho sea considerado como genocidio.

Crímenes de Estado: matanza del Jueves de Corpus o el “halconazo” en 1971 

La matanza del Jueves de Corpus, también conocida como el “halconazo”, ocurrió el 10 de junio de 1971.

Luego de la masacre en Tlatelolco los estudiantes volvieron a tomar las calles. Ese día más de 100 mil jóvenes salieron para manifestarse por la educación pública. Comenzaron en el Casco de Santo Tomás, del IPN, y pretendían llegar al Zócalo. Eso no ocurrió. 

Testimonios de manifestantes ese día dicen que la emoción era mucha. Era volver a tomar las calles que les habían intentado arrebatar en 1968. Entonces el 10 de junio era volver a tomar las calles y tenía un simbolismo muy importante”. 

Camilo Vicente Ovalle, historiador en entrevista para BBC 

Un grupo paramilitar denominado los ”halcones”, organizado por el gobierno de Luis Echeverría y conformado por jóvenes vestidos de civil, terminó con la protesta. 

Reportes citados por la UAM Cuajimalpa señalan que eran entre 400 y 500 “halcones”.

Primero utilizaron palos para golpear a los estudiantes, luego, armas. Algunos de los heridos fueron asesinados en los hospitales. 

La película “Roma” de Alfonso Cuarón retrató cómo los “halcones” fueron entrenados en artes marciales e hicieron uso de varas de bambú como en el kendo. 

En la década de los 2000 se creó una fiscalía especializada para la investigación de delitos como este y se intentó que Luis Echeverría fue procesado por “genocidio”. Eso tampoco Ocurrió. 

Echeverría murió el 8 de julio de 2022 a los 100 años; nadie pagó condena por este trágico acontecimiento. 

La masacre de Aguas Blancas, Guerrero, en 1995 

Integrantes de la Organización Campesina de la Sierra Sur salieron la mañana del 28 de junio de 1995 rumbo a Coyuca de Benítez, Guerrero. Pretendían exigir al gobierno el cumplimiento de entregar apoyos para sus cultivos de café. 

Se dividieron en dos camiones y partieron hacia la ciudad. Sin embargo, ambos fueron detenidos cerca del Vado, en Aguas Blancas, por elementos de la policía motorizada y de Judicial Estatal. 

Fueron obligados a descender y los golpearon. Una grabación demostró que las autoridades abusaron de su poder. 

Este hecho dejó 17 campesinos asesinados y 14 heridos. 

Hasta el día de hoy las familias de las víctimas no han encontrado justicia, sólo algunos policías y mandos medios han sido detenidos por el caso. 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos señala que quien dio la orden fue el entonces gobernador de Guerrero, Rubén Figueroa, y presuntamente habría sido encubierto por su compadre, el presidente Ernesto Zedillo.

Crímenes de Estado: la Matanza de Acteal, Chiapas, en 1997

La matanza de Acteal ocurrió dos años después de Aguas Blancas.

El 22 de diciembre de 1997 militares interrumpieron en la localidad de Acteal, municipio de Chenalhó.

En la región de Los Altos de Chiapas comenzaron a presentarse múltiples homicidios, desapariciones de personas y robos en las casas. Las familias comenzaban a abandonar la zona. 

Bajo ese contexto aproximadamente 60 paramilitares, con vestimenta negra, dispararon armas de uso exclusivo del Ejército a hombres, mujeres y niños quienes integraban la organización “Las Abejas”. 

Las víctimas de la agresión, indígenas tzotziles, estaban haciendo oración. La agresión dejó 45 personas muertas: 18 mujeres, cuatro estaban embarazadas; 16 niñas; cuatro niños y 17 hombres. Además de 26 herdidas.

Respecto a las víctimas (mortales), 12 murieron por golpes o heridas punzocortantes. Los que murieron por disparos de herida de bala los recibieron por la espalda; eran proyectiles expansivos”. 

CNDH

De acuerdo con la CNDH se trató de una guerra que no estaba declarada, pero que fue organizada por el Consejo de Seguridad Estatal y tanto dependencias federales como estatales estuvieron relacionadas. 

La autora del libro “El dolor de Acteal”, Mónica Uribe, señaló como responsable al expresidente Ernesto Zedillo. 

Represión en San Salvador Atenco, en 2006

La construcción de un nuevo Aeropuerto inició una serie de movilizaciones. El uso de terrenos agrícolas en Texcoco provocó la inconformidad de ejidatarios de Tocuila, Nexquipayac, Santa Cruz de Abajo, San Felipe y San Salvador Atenco.

El proyecto federal, anunciado por el gobierno de Vicente Fox, hizo que se bloquearan algunas de las principales vialidades. 

Por orden del entonces gobernador Enrique Peña Nieto, realizaron un operativo para ponerle fin a las manifestaciones de Texcoco y San Salvador Atenco. 

La movilización dejó 11 mujeres detenidas de manera ilegal, además sufrieron abuso sexual y tortura.

Crímenes de Estado: la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

Una de las últimas expresiones de los crímenes de Estado fue la desaparición de 43 normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. 

La versión llamada la “verdad histórica” apuntó a que el cártel Guerreros Unidos confundieron a los normalistas con integrantes de sus rivales Los Rojos. Presuntamente los mataron, quemaron sus cuerpos en el basurero de Cocula y arrojaron sus restos arrojados al Río San Juan en Guerreros. 

El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, aseguró que el caso Ayotzinapa fue un “crimen de Estado”.

Esto porque autoridades de todos los niveles, incluyendo elementos del Ejército estuvieron implicadas y enterados de la desaparición de los jóvenes, pero no hicieron nada. 

Hasta el momento no se sabe con exactitud qué sucedió.

Los familiares de los 43 normalistas siguen marchando y exigiendo justicia por lo ocurrido el 26 de septiembre de 2014.