Elecciones internas de Morena

A “sillazos” y quemando las urnas, así transcurrieron este sábado y domingo las elecciones internas de Morena

Entre golpes e incendios se realizaron las elecciones internas de Morena para renovar 120 mil cargos distritales, entre ellos, la dirigencia.

A pesar de los zafarranchos, el presidente nacional de Morena, Mario Delgado, denominó este proceso como una “jornada histórica”.

Incluso minimizó los hecho al decir que solo hubo 11 denuncias en los 345 centros de votación instalados.

Y hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) las describió como una “buena jornada democrática”.

Este ejercicio del fin de semana se hizo de cara a las elecciones presidenciales de 2024 y ante la propuesta del de eliminar al INE.

“Mapachismo político” en las elecciones internas

Las elecciones internas de Morena se realizaron en las 32 entidades del país.

En el municipio de Valle de Chalco, en el Estado de México, denunciaron la entrada de personas a los centros de votación durante la madrugada.

En Gómez Palacio, Durango, se enfrentaron simpatizantes de la excandidata a la gubernatura Marina Vitela y Omar Castañeda. Reventaron los centros de votación y hasta quemaron algunas urnas.

En el municipio de Minatitlán, Veracruz, la diputada local Jessica Ramírez Cisneros fue detenida luego de ser acusada de causar destrozos durante la jornada electoral.

Incluso, en Puebla, la coordinadora de Comunicación Social de Presidencia y encargada de la sección “Quién es quién en las mentiras” en las mañaneras de AMLO, Elizabeth García Vilchis, y Rene Sánchez Galindo, ex secretario de Gobernación del ayuntamiento de Puebla, se metieron a la fila mientras los militantes esperaban su turno para votar.

Eliminación del INE y las elecciones presidenciales 2024

Esta jornada dejó entrever los conflictos en el partido a dos años de las elecciones presidenciales.

Algunas de las “corcholatas” (posibles candidatos) mostraron su desacuerdo. El senador Ricardo Monreal dijo sentirse “marginado” dentro de la estructura del partido y no votó en las elecciones. El canciller Marcelo Ebrard le dio la razón y pidió “piso parejo” frente al proceso electoral.

El ejercicio también se realizó en medio de la propuesta de AMLO de transformar al INE y crear un nuevo instituto electoral. Esto mientras Morena realizó las elecciones entre riñas y golpes.

Esto polariza más el panorama electoral del Congreso Nacional, que tendrá resolverse el 17 y 18 de septiembre.