La flor de nochebuena es tóxica para los perros

¿Creías que la flor de nochebuena es una de tantas tradiciones de Estados Unidos? Pues no; su área ancestral es el norte de Guerrero

Una de las señales de que la Navidad está cerca es la flor de nochebuena que adorna las calles y casas.

Alrededor de esta planta hay muchos mitos, que si es de Estados Unidos, que si es tóxica para perros y gatos…

A continuación te contamos datos interesantes sobre esta planta de ornato que forma parte de las fiestas decembrinas.

Planta de Taxco, Guerrero, en México
UNAM

¿De dónde es originaria la flor de nochebuena?

Muchas personas creen que esta flor roja es de Estados Unidos, pero no, crece en tierras mexicanas.

Aunque es una planta de ornato (que se cultiva y comercializa), crece en bosques tropicales del Pacífico, desde Sinaloa hasta Chiapas. Su área ancestral, señala la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), es el norte de Guerrero.

Para los aztecas la flor de nochebuena era muy importante: estaba asociada a la pureza y resucitación de los guerreros, además era una ofrenda al sol para renovar fuerzas.

Las personas también las usaban como planta medicinal para detener hemorragias y fiebres, y hasta para teñir telas.

Después, un nombre llamado Joel R. Poinsett se la llevó a Estados Unidos y comenzó su expansión por el mundo. Pero vamos por partes.

Adorno de la planta roja
Obturador MX

¿Por qué se llama nochebuena?

No se tiene registro del porqué se llama nochebuena, pero ese no es su nombre original.

Su nombre en náhuatl es cuetlaxochitl, que significa “flor que se marchita” o “flor de cuero”. El primer nombre es porque para desarrollarse necesita sombra y con el sol se seca, destaca la investigadora de la UNAM Laura Trejo Hernández.

Decoración de Navidad con planta
UNAM

¿Cómo llegó a Estados Unidos y se expandió por el mundo?

En Estados Unidos y Europa a la flor de nochebuena se le conoce como poinsett por Joel R. Poinsett. ¿Y quién es este hombre?

Él era embajador de Estados Unidos en México en 1825 y en el invierno de 1928 ordenó a un equipo a recolectar fauna y flora del país. Durante sus recorridos por Taxco, Guerrero, encontraron la nochebuena.

La especialista en Biología Trejo Hernández dice que no hay pruebas contundentes de que esta fue la forma en que la planta llegó a Estados Unidos, pero:

(Hay) documentos donde se asienta que Poinsett envió una colecta al Jardín de Bartram, de Filadelfia, la colección botánica más importante de la época… Botánicos estadounidenses comentan que recibieron cuatro cargamentos con tallos, semillas, y otros ejemplares de otras plantas, aunque revueltas”.

Laura Trejo Hernández

Las personas dueñas del Jardín de Bartram empezaron a cultivarla, después se comenzó a usar en festividades en Estados Unidos.

Fue el jardinero de Edimburgo, Escocia, Robert Buist, quien vio la flor en Estados Unidos, le gustó y se la llevó a Europa.

Actualmente Estados Unidos es el país que más vende la planta (70 millones en seis semanas, de acuerdo con la UNAM), le sigue Europa y luego México.

En el país existen al menos 16 variantes, pero solo dos se comercializan. Morelos, CDMX y Puebla son los principales estados que la cultivan.

Venta de la flor de nochebuena en invernadero
Obturador MX

¿Por qué se usa la flor de nochebuena en Navidad?

Investigaciones señalan que esto habría comenzado en Taxco por los frailes franciscanos, dijo la investigadora Trejo.

Al parecer los frailes que estaban en esa ciudad de Guerrero la usaron por primera vez en la celebración católica con el propósito de evangelizar a la población.

Todos los 8 de diciembre en México se celebra el Día de de la flor de la Nochebuena para recordar su valor cultural.

Flor de nochebuena de color rojo
Obturador MX

¿Es tóxica para las mascotas?

Durante épocas navideñas en redes sociales alertan porque la planta puede ser venenosa para los perros y gatos. Y pues sí, pero no como lo pintan.

Investigaciones de la Universidad de Ohio señalan que la flor de nochebuena sí puede ser tóxica para perros, gatos y personas, pero solo si se consume.

Sin embargo, la cantidad para que afecte al cuerpo debe ser en grandes cantidades. Por ejemplo, un niño de 22 kilos se envenenaría si come 500 hojas (una cantidad que parece imposible).

La marca Purina indica que esta flor no es mortal para las mascotas, pero recomienda tenerla alejada de donde anda el Firuláis o Tuluz para evitar que se coma aunque sea una hoja.

Y claro, si ves que tiene síntomas como vómito, diarrea o irritación de la piel, ¡llévalo con el veterinario!

Un perro pug negro de mascota
Obturador MX