Luis Donaldo Colosio Murrieta volvió a ser tendencia luego de que la Fiscalía de México decidió reabrir la investigación sobre su asesinato

La Fiscalía General de la República (FGR) reabrió el expediente el caso del asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta y con ello ha surgido una pregunta: ¿qué hizo por México?

El magnicidio del excandidato presidencial del PRI es bien conocida: el 23 de marzo de 1994, mientras estaba en un mitin en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana, fue baleado en la cabeza y murió.

Colosio era el mejor posicionado y todo parecía que él sería el próximo presidente; tras su asesinato, Ernesto Zedillo se convirtió en el candidato priista a la Presidencia.

Antes de ser candidato Colosio ocupó cargos en el partido y en el gobierno federal, en los que realizó varias acciones.

Candidato presidencial del PRI en 1994
PRI

¿Qué hizo Luis Donaldo Colosio Murrieta por México?

Antes de obtener cargos público Colosio estudió economía en el Tec de Monterrey, economía regional en la Universidad de Pennsylvania y realizó investigaciones en el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados, en Austria.

Cuando regresó a México el entonces presidente Miguel de la Madrid le dio un cargo en la Secretaría de de Programación y Presupuesto.

En el cargo realizó aportaciones sobre política regional y urbana, además apoyó a la finanzas del Distrito Federal, según el periódico del PRI La República.

En 1985 es electo como diputado federal por Sonora, donde ocupó la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública

Al terminar el cargo, en 1988, fue elegido de nuevo para el Congreso, pero esta vez como senador. Al mismo tiempo fue coordinador de la campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari.

En ese mismo año y hasta 1992 obtuvo el cargo como dirigente nacional del PRI.

Presidente nacional del PRI

“Luis Donaldo Colosio fue un priista ejemplar, un hombre de principios, vocación y visión de futuro”, señala el partido para el que militó.

El PRI señala que en 1991 Colosio Murrieta obtuvo grandes resultados como dirigente al obtener el 62 % de la votos para el partido.

Al dejar el cargo su cargo… dejó un partido político más abierto y deliberativo hacia adentro y más fuerte y competitivo hacia afuera.

PRI

Secretario de Desarrollo Social en el sexenio de Salinas

Después de la presidencia del PRI, Salinas de Gortari lo nombró secretario de Desarrollo Social.

En el cargo tenía las tareas:

  • El ordenamiento territorial
  • Desarrollo social
  • Apoyo a la vivienda
  • Reconoció a los movimiento sociales
  • Llevó a cabo el programa social 100 ciudades

Después, en 1994, fue nombrado como candidato priista a la Presidencia.

Colosio candidato del PRI en 1994
PRI

Luis Donaldo Colosio, candidato a la Presidencia de México

Una de las acciones que más se le recuerdan como candidato a Colosio Murrieta fue el discurso que realizó en el Monumento a la Revolución el 6 de marzo de 1994.

Ese día el PRI festejaba su 65 aniversario.

Alguno de las frases que más se le recuerdan son:

Hoy vivimos en la competencia y a la competencia tenemos que acudir; para hacerlo se dejan atrás viejas prácticas: las de un PRI que sólo dialogaba consigo mismo y con el gobierno, las de un partido que no tenía que realizar grandes esfuerzos para ganar”.

Luis Donaldo Colosio

Yo veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso… De trabajadores que no encuentran los empleos ni los salarios que demandan… De jóvenes que enfrentan todos los días la difícil realidad de la falta de empleo”

Luis Donaldo Colosio

Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.

Luis Donaldo Colosio

Aunque el discurso fue visto como una forma de revelación contra Salinas de Gortari, el periodista Raymundo Riva Palacios escribió para El País que, al contrario, el discurso fue aprobado por el presidente.

Resalta que Colosio era “leal a Salinas”, sin embargo, sí tenía una forma muy distinta de pensar.

Dieciocho días después, Luis Donaldo fue asesinado en el Tijuana, Baja California, presuntamente por Mario Aburto.