Quién es el militar infiltrado en Ayotzinapa

El militar infiltrado en el caso Ayotzinapa envió su último informe al Ejército el 26 de septiembre de 2014, el día de la desaparición

Julio César López Patolzin es uno de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala, Guerrero. Pero también era un militar infiltrado en Ayotzinapa.

La noche del 26 de septiembre de 2014 desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Rural Normal de Ayotzinapa, “Isidro Burgos”.

Hasta el momento no sé sabe con exactitud qué pasó y hay dos versiones diferentes: la “verdad histórica” y la investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI). 

Julio César era un soldado pero no un “espía”

La versión de que un militar estaba infiltrado con los alumnos comenzó a circular en octubre de 2015. El entonces titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos, confirmó en entrevista para Televisa que uno de los jóvenes desaparecidos era un soldado en activo.

Para el general no era extraño que un soldado estuviera estudiando en la Normal y negó que Julio César fuera un “espía” del gobierno. 

Él tenía dos o tres meses de haber ingresado a la Normal y quería estudiar para maestro, hago la aclaración porque dicen que a lo mejor era alguien que servía de espía y en dos, tres meses que tenía ahí, pues no podía haber servido de nada”.

Salvador Cienfuegos

La mamá de Julio César, un video y militares

En marzo de 2019 Imagen Televisión expuso la participación de Julio César como soldado. 

Un video muestra como el coronel de Infantería Diplomado del Estado Mayor, Gregorio Espinoza Toledo, le informa a Joaquina, mamá de Julio César, que aún seguían buscando a su hijo. Sin embargo, el joven probablemente habría muerto junto a los demás estudiantes. 

Presuntamente también le entregó un sobre amarillo con 5 mil 667 pesos y se puede escuchar cómo es que le dicen a Joaquina que cada quincena le harían llegar ese dinero. Lo que supuestamente le correspondía del pago pendiente de Julio César.

Tras la publicación de los videos el gobierno ya no negó que el joven fuera un estudiante y un soldado. Sin embargo, rechazó la versión de que les pasara información sobre las actividades de los estudiantes.

Alejandro Encinas confirma la versión del militar infiltrado

El presidente de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia, Alejandro Encinas, rechazó el 18 de agosto de 2022 la versión de “la verdad histórica”. Además confirmó que López Patolzin era un militar e infiltrado en Ayotzinapa de la Sedena.

Encinas dijo que el soldado Julio César “sufrió el mismo destino de los otros normalistas” porque la Sedena falló en el protocolo de búsqueda.

Aseguró que era un informante de la Sedena que trabajaba bajo el mando del teniente de infantería Marcos Macías del Batallón 27. El soldado y estudiante era responsable de informar lo que ocurría en las asambleas y en las movilizaciones de los jóvenes.

Su último informe a la Sedena fue a las 10 de la mañana del 26 de septiembre de 2014, el día de la “noche de Iguala”.

¿Quién era Julio César López Patolzin ?

Julio César López Patolzin tenía 25 años cuando desapareció junto a sus compañeros. Él era el segundo hijo de cuatro, resultado del matrimonio de Joaquina Patolzin y Rafael López.

Su familia cuenta que Julio era serio y reservado. Y al igual que los demás estudiantes normalistas, quería ser maestro y ayudar a su familia económicamente. 

Julio intentó entrar a la normal de Ayotzinapa en varias ocasiones, de acuerdo con la biografía publicada por el Centro Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (PRODH), escrita por Marlen Castro.

Y antes de estudiar en la Escuela Normal Rural Julio desempeñó varios oficios: ayudante de herrero, chofer de un camión, campesino a tiempo completo y estuvo en el ejército durante dos años.

Cartel de búsqueda de Julio César López

La Comisión del Caso Ayotzinapa asegura que no existen indicios de que los normalistas continúen con vida.  

Encinas y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) señalan que Guerreros Unidos secuestró a los estudiantes, pero también participaron autoridades y policías de los municipios de Iguala, Cocula, Huitzuco y Tepecoacuilco.

Además elementos de las Fuerzas Armadas alteraron la escena del basurero de Cocula y ocultaron información para dar con el paradero de los 43 desaparecidos.