Aunque hoy comer pavo, o guajolote, en la cena de Navidad es muy común, los aztecas lo consideraban un manjar para la realeza

En México muchas de las tradiciones y costumbres vienen de una combinación de la cultura prehispánica y de los españoles. Pero qué crees, que comer pavo, la cena típica de Navidad, ¡viene de los aztecas!

Y no solo es mexicana, sino que a los conquistadores de España les gustó tanto que se la llevaron a Europa. ¡Cómo la ves!

A continuación te contamos sobre esta costumbre que es acompañada con romeritos, ensalada de manzana y ponche el 24 de diciembre y 1 de enero.

origen de Navidad, saturnales
Nat Geo

Comer pavo en Navidad, ¿una tradición que viene de la cultura azteca?

Comer pavo sí, pero no precisamente en Navidad; te explico. Se registra que unos 2 mil 500 años antes de los aztecas, nativos del suroeste de Estados Unidos comenzaron a criar pavos (o guajolotes, que es lo mismo).

Sin embargo, ese animal se extinguió y los aztecas comenzaron con la cría de otro tipo de pavo que es el que hoy tenemos en épocas decembrinas, señala la BBC.

Los integrantes de esa cultura consumían dos tipos de animales: perro y pavo, este último también conocido como “la gallina de la tierra” por su parecido con los gallos de España.

En náhuatl al pavo macho se le llama huexólotl que significa “gran servidor, gran esclavo”. A las hembras se les llama cihuatotoli.

Comer pavo viene de los aztecas
UNAM

El pavo, una platillo de la realeza

Hoy es muy común que en Navidad y Año Nuevo se tenga en las mesas un sabroso pavo relleno, pero para los aztecas era un manjar que solo comía la realeza.

La historiadora de la UNAM Elena Mazzetto señala que comer este animal era costoso y en las comidas de los mercaderes se ponía en la parte de arriba y la de perro, en la de abajo, por tener mejor sabor.

Los aztecas hacían este alimento en pipían, por lo que lo condimentaban con chile verde y amarillo, tomates y pepitas de calabaza molida.

De hecho, sigue la historiadora, el guajolote también se comía porque se creía que podía atraer la lluvia. Los mazatecos también lo consideraban un tipo de ofrenda.

Comer pavo en la cena navideña
Pixabay

Delator de los infieles

Otra creencia que se tenía del pavo hace cientos de años, especialmente de los nahuas, era que daba señales de cuando una persona era infiel.

Por ejemplo, sus crías, que eran llamadas pipiltin, morían si se encontraban al cuidado de alguien que engañaba a su pareja.

También pensaban que si se mojaba en chocolate la protuberancia de la cabeza del guajolote en chocolate y luego se de le daba de beber, un hombre se volvía impotente.

Además se le relacionaba con el dios mexica Tezcatlipoca, “tramposo y seductor por excelencia”.

Criar un guajolote para la cena
Obturador MX

El pavo llega a Europa y Estados Unidos, luego comienza la tradición en Navidad

En el siglo XV cuando los españoles invadieron México y probaron el pavo, se sintieron tan atraídos por su belleza y su sabor que se lo llevaron a su país, explica el periodista Brandom Keim, de acuerdo con BBC.

La crianza y consumo del guajolote se extendió por toda Europa, hasta que llegó a Estados Unidos donde las personas lo consideraron el platillo principal del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving). Por esta razón el pavo se relaciona y se cree que viene de la cultura de Estados Unidos.

En México se comenzó a preparar el pavo como influencia de la cultura cristiana, que está relacionada con la cena de Navidad.

Pierna para comer en la cena navideña
Obturador MX