Presa Cerro Prieto

La sequía en Monterrey se agravó con la crisis hidráulica que dejó en ceros la presa Cerro Prieto

La presa Cerro Prieto, una de las presas más importantes para Monterrey, Nuevo León, llegó a su día cero: se quedó sin agua.

Con temperaturas que superan los 40 grados y la falta de lluvias, este es apenas el principio de una sequía extrema que ya se podía observar desde hace seis meses cuando comenzaron las fuertes temperaturas.

Monterrey, la segunda ciudad más grande de México y en la que viven más de 5 millones de personas, se están quedando sin uno de los elementos vítales para subsistir todos los días.

¿Hay solución?

Bombardear nubes para hacer que llueva o prender velas, como lo propuso el gobernador Samuel García, no ha sido suficiente para detener el problema.

La presa de Cerro Prieto, en el municipio de Linares, dejo de aportar agua a la zona metropolitana de Monterrey y municipios periféricos hasta este viernes 15 de julio del 2022. 

Para que la situación en Monterrey mejore se necesitarán lluvias que abastezcan la presa.

El problema es que las altas temperaturas rebasan los 40° y no ha llovido lo suficiente para llenar las presas.

Juan Ignacio Barragán Villarreal, director general de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, aseguró que serán días complicados para los neoleoneses.

La presa de Cerro Prieto

La presa Cerro Prieto fue inaugurada en 1984; su construcción tardó aproximadamente 3 año.

Formó parte del plan hidráulico emprendido por el entonces gobernador, Alfonso Martínez Domínguez.

En los años 80 fue considerada “la obra del siglo” porque le dio solución al grave problema de abastecimiento de agua que se vivió en Nuevo León.

La presa tiene una capacidad de hasta 300 millones de metros cúbicos. Era segunda más grande de ese estado y había una gran cantidad de especies, que han desaparecido.

Día cero

Desde el fin de semana pasado ya no se pudo extraer agua en la presa.

La ausencia de este embalse provocará un déficit del 35 % de agua que afectará directamente a la zona poniente y norte de Monterrey, y a la periferia: Guadalupe, García y San Nicolás.

En la capital no hubo:

  • Un plan frente a las sequías anteriores o las inundaciones
  • Se diversificaron las fuentes de agua y el desperdicio incrementó con el tiempo
  • No se le dio un mantenimiento correcto a las presas
  • Otro plan de acción para preservar el agua

A esto se le suma que aumentó el número de habitantes y grandes compañías que saqueaban el agua como la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Coca Cola, por mencionar algunas.

@GabrielaVMtz22

Y se pone peor…

Otra de las presas que abastecen el agua en Nuevo León, también se está quedando sin agua. La presa La Boca está al 9 % de su capacidad y quedan alrededor de 47 días de vida útil.

Una de las soluciones que propone gobernador de Nuevo León, Samuel García, es llevar agua desde el municipio de Arteaga, Coahuila.

Pero los pobladores no están de acuerdo, además, transportar el agua a Monterrey podría tardar más días, ser más costoso y arriesgaría los mantos acuíferos .