Avión presidencial, López Obrador

El avión presidencial fue adquirido durante la administración de Felipe Calderón y llegó a México durante el sexenio de Enrique Peña Nieto

Vender el avión presidencial fue una de las principales promesas que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo durante su campaña en 2018. Cuatro años después no ha podido encontrar un nuevo dueño.

López Obrador tiene años criticando al Boeing 787-8 “José María Morelos y Pavón”, que califica como “un insulto al pueblo” por su costo y uso.

Ha intentado de todo: desde venderlo hasta rifarlo, y hoy tienen nuevos planea, a ver si ahora sí sale.  

El nuevo destino del avión presidencial

AMLO tienen un nuevo destino para la aeronave: lo entregará a la nueva aerolínea a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena): Mexicana de Aviación.

Durante la conferencia de prensa matutina del 11 de noviembre, explicó que el Boeing 787-8 será utilizado para viajes al extranjero porque no se puede utilizar para vuelos al interior del país.

Se va a entregar a Mexicana de Aviación para viajes especiales, para quienes quieran ir a Europa u otro continente. Se rentaría para llevar a familias, trabajadores, etc.”.

AMLO

Además, aceptó que la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) no pudo vender el avión presidencial, ya que se trata de una aeronave “muy lujosa”.

¿Quién compró el “José María Morelos y Pavón”?

El presidente Felipe Calderón compró el avión presidencial en noviembre de 2012; tuvo un costo de alrededor 2 mil 952 millones de pesos.

Sin embargo, el avión llegó a México en febrero de 2016, por lo que fue utilizado por primera vez por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, quien viajó a Hermosillo, Sonora.

Tiene la capacidad para transportar a 80 pasajeros, además cuenta con:

  • Oficina
  • Sala de juntas
  • Recámara con cama king size
  • Regadera
  • Pantallas digitales personales con sistema de entretenimiento
  • Teléfonos satelitales para cada ocupante

Es una aeronave lujosa y personalizada, tiene acabados finos e incluso detalles de mármol en las cabinas, baños y en la recamara del presidente.

Los motores dan una reducción de hasta 60 % del ruido en cabida y tiene un sistema que mejora la calidad del aire.

Puede volar hasta por 14 horas 40 minutos, lo que le permite llegar a todos los continentes sin hacer escalas.

AMLO contra el avión presidencial

Desde la campaña presidencial de 2018 AMLO prometió vender el avión, sin embargo, no ha logrado.

Cuando asumió la Presidencia una de las primeras acciones en su sexenio fue ponerlo en venta y lo envió a California, Estados Unidos.

Parece que la venta iba bien, y es que para junio de 2019 ya había 49 compradores potenciales.

En ese momento el presidente aseguró que el dinero del avión sería destinado para la estrategia del plan migratorio, combatir la corrupción y para enfrentar los problemas de agua en el municipio de Zacuatipán, Hidalgo.

Para septiembre de 2019, seis compradores presentaron sus propuestas, pero solo dos proyectos avanzaron. Nunca se supo más al respecto.

En enero de 2020 el gobierno federal informó que se hicieron tres avalúos sobre el avión presidencial:

  • Morten Beyer & Agnew: 130.5 millones de dólares (dos mil 568 millones de pesos)
  • Mclarens Aviations: 130.3 millones de dólares (dos mil 564 millones de pesos)
  • INDAAABIN: dos mil 397 millones de pesos

Ante la falta de propuestas, AMLO anunció en enero de 2020 la posibilidad de rifar el avión; a los pocos días presentó el diseño del boleto de la Lotería Nacional.

En julio de 2020 regresó a México, pero el mantenimiento de la aeronave tuvo un costo de 30 millones de pesos.

El 15 de septiembre de ese año se llevó a cabo la famosa rifa del avión; lograron vender el 78 % de los boletos.

Fueron 100 los ganadores y se entregaron los premios en efectivo, para ello el gobierno dio 2 mil millones de pesos a la Lotería Nacional del Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado.