Revocan sentencia del "Mochaorejas", Daniel Arizmendi"

La sentencia total del “Mochaorejas” es de 393 años de prisión, por lo que aunque le revocaran 40 años, seguiría en prisión

Un juez revocó la sentencia de 40 años de Daniel Arizmendi López, el “Mochaorejas”, y de su hermano Aureliano por los delitos de secuestro y portación de arma de fuego.

Esto porque presuntamente 14 declaraciones que realizaron ante las autoridades fueron a través de tortura.

“El Mochaorejas” es un secuestrador de empresarios y personas de buena posición económica de los 90, famoso por cortar una oreja a sus víctimas para pedir el rescate.

Pero ¿el secuestrador saldrá libre? Te contamos.

Daniel Arizmendi, "El Mochaorejas"
El Sol de la Laguna

¿Por qué revocaron la sentencia del “Mochaorejas”?

El titular del Segundo Tribunal Unitario en Materia Penal, el magistrado Manuel Bárcena Villanueva, revocó la sentencia contra Arizmendi y ordenó a un juez de distrito reponer el procedimiento, de acuerdo con Milenio.

Daniel y Aureliano fueron sentenciados a 393 años acumulados de prisión por cinco secuestros y otros delitos.

Hasta que el Primer Tribunal Colegiado en materia penal pidió revocar la sentencia por presunta tortura durante 14 declaraciones y no haber recibido asesoría legal.

Sin embargo, esto no significa que ambos criminales saldrán libres, ya que el Juzgado Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales en CDMX tendrá la última palabra al decidir si vuelve a sentenciar a los hermanos, indica Noticias MVS.

Además que los Arizmendi López ya están sentenciados por otros delitos. En 2003, por ejemplo, un juez los sentenció a 168 años de prisión por delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad.

¿Quién es Daniel Arizmendi López?

Arizmendi López, quien tiene actualmente tiene 64 años, fue un famoso secuestrador de empresarios de los 90.

La madrugada del 17 de agosto de 1998 el grupo antisecuestros Yanqui, de la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo al “Mochaorejas” y a su banda de secuestradores, en Naucalpan, Estado de México.

Los criminales cumplen su sentencia en el penal de Almoloya.