Manolo Jiménez Salinas, PRI

Manolo Jiménez fue secretario de Inclusión y Desarrollo Social en el actual gobierno de Coahuila de Miguel Ángel Riquelme

La contienda por la gubernatura de Coahuila ya comenzó y cada vez se van perfilando más precandidatos para las elecciones del 2023, como Manolo Jiménez Salinas del PRI.

El PRI realizó una encuesta entre la militancia para elegir a su precandidato. Cinco días antes de que inicien las precampañas, el 14 de enero, el presidente del Comité Directivo estatal, Rodrigo Fuentes Ávila, anunció que Jiménez encabezó las preferencia.

El priista dejó su cargo de secretario de Inclusión y Desarrollo Social de Coahuila. Además dijo que está buscando una coalición con el PAN y PRD, que podría concretarse en los siguientes días.

¿Quién es Manolo Jiménez Salinas?

Manolo Jiménez Salinas nació en Saltillo, Coahuila, el 12 de junio de 1984. Actualmente tiene 38 años.

Estudió Ingeniería Industrial y de Sistemas por el Tecnológico de Monterrey y tiene una maestría en Administración Pública por la Escuela de Gobierno y Trasformación Pública.

Milita en el PRI desde 2009 cuando trabajó como regidor y posteriormente fue presidente del Comité Municipal.

Fue diputado local y presidente municipal en Saltillo. Además, fue el primer alcalde reelecto.

En enero de 2022 se unió a la administración del gobernador Miguel Ángel Riquelme como secretario de Inclusión y Desarrollo Social.

También es empresario, ya que fue vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda.

Está casado con Paola Rodríguez López con quien tiene cuatro hijos: Manolo, Santiago, Catalina y Cordelia.

Polémicas

La organización Border Hub realizó una investigación sobre el programa Echados pa’delante’ del gobierno de Saltillo.

Supuestamente el recurso público para las ayudas económicas que eran destinadas al sector productivo y a la población en general por los estragos de la pandemia, privilegió en su mayoría a socios de cámaras empresariales y al sector adherido a centrales obreras.

Además no fueron justificados los recursos, pues tan solo en el subprograma Jalando Juntos se declararon poco más de 9 millones de pesos de los 42 millones asignados.